1
2
3
4
5
6
7
8
9
1
2
3
4
5
6
7
8
9
 

Bodegas Baigorri

Localización:
Samaniego (Álava)
Fecha:
2007
Arquitecto:
Iñaki Aspiazu Iza
Aparejador:
José Antonio Padillo
Estructura:
Rafael Martinez de la Hidalga y Typsa
Coordinación:
Lantec
Promotor:
Bodegas Baigorri
Constructor:
Construcciones Bikani
Superficie:
14.000 m2
Presupuesto:
7.212.000 €
 
PDF:
Bodegas Baigorri
Vídeo:
27 de Junio 2002
Vídeo:
Proceso obra

INTRODUCCIÓN

Durante un dilatado periodo de estudio y elaboración del proyecto conjuntamente entre el promotor Jesús Baigorri y el arquitecto Iñaki Aspiazu, este proyecto se acomete con criterios encaminados a conseguir la calidad del producto por encima del resto de las premisas; volviendo a los sistemas tradicionales, recuperando la gravedad como principal aliado para evitar el uso de bombas, conductos y otras maquinarias que puedan dañar la uva, y manteniendo los granos seleccionados en perfecto estado para la fermentación.

La obra que se presenta, pese a sus cualidades formales está dominada por un espíritu práctico, por una subordinación a criterios de funcionalidad material, alejándose en todo momento de la gratuidad de actuaciones formalistas.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Uno de los primeros objetivos ha sido minimizar el impacto de un edificio productivo con un programa tan extenso en un medio natural en la localidad alavesa de Samaniego. Por ello, la implantación de la arquitectura en el paisaje se insinúa y se adapta a la topografía existente, desarrollando el programa bajo el terreno y adoptando una posición sumisa y de respeto al medio donde se enclava.

Sobre la carretera A-124 de Vitoria a Logroño, salvando las distancias de protección viales, se crea una plataforma de servicios y aparcamientos en su inferior y a través de una pasarela volada se accede a una caja acristalada que acoge al visitante. Aislada mediante una lámina de agua permite la percepción de una vista espléndida de las viñas circundantes, de la localidad de Samaniego y de la Sierra de Cantabria.

Esta caja, vacía para potenciar el entorno, cobija al visitante aislándolo del mundo exterior en la búsqueda de conseguir una atmósfera de remanso previo al recorrido de bodega, que pretende educar y sorprender en los distintos procesos productivos.

Esta linterna de cristal, cubierta de zinc como único foco de atención y referencia, se asienta en el terreno sobre los muros de hormigón recubiertos por láminas de madera que surgen del contacto con el terreno y lo protegen del soleamiento.

A un nivel inferior se desarrolla una zona de atención, la sala de proyecciones, la sala de catas y una zona expositiva con tienda de vinos y productos artesanos. En el mismo nivel se encuentra la zona administrativa y el laboratorio, siendo las divisiones transparentes, creándose una permeabilidad total entre los distintos espacios.

Desde esta planta se descubre en su totalidad la nave de elaboración, pudiéndose disfrutar de una visión total de una gran nave donde se desarrolla, en distintos niveles, el proceso de elaboración del vino en un orden didáctico que empieza con la recepción de uva, su selección, fermentación en depósitos, prensado y acaba con la sala de barricas, en una planta aislada del resto que proporciona las condiciones ideales para la crianza.

La sección longitudinal ha sido la base de trabajo donde se han conjugado los perfiles del terreno, los accesos de la recepción de uva, los diversos procesos de elaboración y la salida del producto, conformándose como tablero de dibujo y base de creación del proceso proyectual, diferenciándose de los proyectos tradicionales donde el desarrollo se realiza en planta.

Créditos: Fotos Bodega de Aitor Ortiz; Maqueta: Juan de Dios Hernández y Jesús Rey; Fotos de maqueta: Aurofoto